Cuando tu hijo NO DESEA amamantar, ¿Qué puedes hacer?

martes, 6 de noviembre de 2012 Se lee en


Cuando Andrés fue trasladado a la sala de cuidados mínimos en el Hospital del Niño, fue cuando por fin pude cargarlo durante unos pocos minutos en mis aún más cortas visitas (de 2 horas diarias bajaron a 30 minutos), y fue donde también comenzó mi odisea por alimentarle.

Esto debido a que al pasar tan poco tiempo a su lado después de casi 9 días de no poder tomarle entre mis brazos, fue realmente difícil lograr que Andrés Matteo se prendara de mi pecho y amamantara, hasta ese momento realmente no me había pasado por la mente que mi hijo me rechazara.

Aunque he tratado y tratado, mi hijo realmente no quieretomar de mi pecho, es horrible verlo llorar y luchar para quitar su cara de mi pecho, no me han servido los consejos pedidos y no pedidos; así que he seguido extrayendo mi leche y dándosela en pequeños biberones, pues conozco de sobra los beneficios alimenticios de ella, y la intercalo lo menos posible con fórmula especial para prematuros (recomendada por su neonatólogo y por los doctores del Hospital del Niño), todo es tan diferente de como tiempo atrás lo imaginé.

Así que en estos momentos me encuentro con esa gran interrogante: ¿soy menos madre por no ser deseada por mi hijo para alimentarse?

Confieso que los pocos momentos que Andrés duerme y puedo ver en Internet, busco artículos sobre esta tan incómoda situación, pero la verdad es que me siento más agobiada pues casi ninguno me ayuda realmente. Y tampoco ayuda cuando alguien me ve darle biberón a un bebé tan chiquito y me dicen en un tono recriminador que debo amamantarlo pues nada es mejor que la leche materna y que sólo así se desarrollan los vínculos entre madre y niño.

Je t'aime mon bébé d'amour

Y es este tema el que me ha incomodado por varios días: vínculo madre-hijo, ya que por el lado de la nutrición el neonatólogo me ha tranquilizado y confío en su criterio, además que veo que mi Andrés Matteo no está ni alterado ni descontento y menos frustrado, al contrario, come y come sin parar y se ve enérgico.

Por tanto he decidido que en vez de enfocarme en lo que no logro hacer para mi hijo, pondré mis esfuerzos en desarrollar nuestra relación y lo estoy haciendo de las siguientes maneras:
  • Cargarlo en posición canguro (piel con piel) el máximo del tiempo posible, incluso mientras duerme.
  • Darle el biberón en una posición lo más parecida que cuando se amamanta, siempre mirándole los ojos y cantándole para que reconozca mi rostro y voz.
  • Tratar de darle siempre yo el biberón, para que me asocie con su alimentación.
  • Dejar mis frustraciones y molestias lejos de él y dedicarme al 100% cuando esté con él.

Espero que mis esfuerzos rindan frutos y Andrés logre sentir todo el amor que tengo para él y que aunque hubo momentos en que me sentí frustrada y desilusionada por su rechazo, estoy tratando de ser la mejor persona posible para él y por él.



-Cyball Brigitte

Mamá y bloguera desde 2012, compartiendo siempre ando, sean reflexiones, recomendaciones o mi experiencia. Siempre inspirada por y para Andrés Matteo, pues con su llegada a casa este blog nació. Anímate a saludarme en acebook 😉

no te vayas sin comentar 😊

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

// codifiquemos tu estilo


¿Te gusta el aspecto de mi blog?

Puedo personalizar también el tuyo, conoce mis servicios

ir ya mismo