Visita al Biomuseo

martes, 17 de mayo de 2016 Se lee en


¿No han tenido días en que sienten que quieren hacer algo diferente? Pues ayer me pasó y aunque residimos lejos improvisé una visita al Biomuseo y su muestra permanente Panamá: Puente de Vida. 

Para ser sincera nunca había entrado a la exhibición permanente, sólo habíamos asistido a algunas de las actividades que se realizan los fines de semana. Ahora como el peque tiene casi 4 años, y un interés muy acentuado por los animales y la naturaleza, sentí que era el momento adecuado para conocerlo juntos.



Con audioguías


Habían varios grupos estudiantiles con niños de primaria, así como particulares que hacían la visita como nosotros y Andrés era el más pequeñito de todos. De todas las salas, la que más le impactó fue PANAMARAMA que consta de muchas pantallas a los a los lados, arriba, al frente y abajo y muestra la flora y fauna de nuestras dos costas en 6min. Una experiencia envolvente y más cuando 'ves' las ballenas pasar abajo tuyo mientras estás 'rodeado' de agua. Sin duda fue su sala favorita pues al final del recorrido pedía volver y que lío fue hacerle entender que no podíamos.

Otras cosas que le llamaron mucho la atención fueron las pantallas interactivas donde explicaban diversos temas del recorrido, desde como surge un volcán, el surgimiento del Istmo de Panamá y como afectó a la biodiversidad, todas de camino a la sala EL GRAN INTERCAMBIO, donde nos encontramos con esculturas, al tamaño que tuvieron mientras existieron, de 72 especies animales de Norte y Sur América que cruzaron el Istmo panameño. Aquí también había pantallas interactivas y que usamos para jugar a identificar los animales.

Con perezoso gigante, que ni es mono ni es oso


Las otras áreas, con fósiles de diversos animales y aquellas con las mandíbulas de tiburón tenían su encanto, pero no fue muy llamativo para él. Lo que sí le encantó fueron las exhibiciones de piedras y rocas, pues podía tocarlas y verlas más al detalle con las lupas integradas al exhibidor.

Algo que a mí me gustó muchísimo fue la atención de los jóvenes guías, su disposición a explicar al detalle y sobretodo la iniciativa y paciencia que algunos tuvieron para mi peque fue excepcional, le mostraban de una manera en que entendiera las exposiciones y las pantallas interactivas.

Para finalizar, pasamos un rato en la terraza de la cafetería, con una vista excepcional del canal y con la grata compañía de un helado en canasta, toda una delicia. Fue una lástima que el clima no era el mejor para seguir el paseo por Causeway.

Yummy time



-Cyball Brigitte

Mamá y bloguera desde 2012, compartiendo siempre ando, sean reflexiones, recomendaciones o mi experiencia. Siempre inspirada por y para Andrés Matteo, pues con su llegada a casa este blog nació. Anímate a saludarme en acebook 😉

no te vayas sin comentar 😊

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

// codifiquemos tu estilo


¿Te gusta el aspecto de mi blog?

Puedo personalizar también el tuyo, conoce mis servicios

ir ya mismo