De miedos y alegrías...

lunes, 6 de junio de 2016 Se lee en


Esta semana ha sido muy difícil en casa: todo un caos, noches sin dormir correctamente, días sin comer como es debido, miedo a lo inesperado, temor de mostrar debilidad e incertidumbre. Sobre todo, miedo a perder a un ser muy querido.

Aún seguimos agotados, aún los miedos están allí, pero por más que te encojan la panza, se debe levantar la cabeza y seguir hacia adelante, reconfortando a quién está a tu lado aunque no sea fácil hacerlo contigo misma, pues en cuestión de horas lo que consideras seguro puede no serlo y sé que es parte de la vida, del círculo de la vida a lo 'Rey León' pero saberlo no quita la pesadez del corazón y el letargo del pensamiento.

Al mismo tiempo se desarrollaba la semana previa a las mini vacaciones que inician hoy, prácticas del peque para el show de aniversario en la escuela, seguir con las rutinas lo mejor posible para que él no siga resintiendo la falta de un eje de la familia que se encuentra aún hospitalizada: mi mamita (abuela) y su mamín, como Andrés le llama.

A decir verdad, lo que más nos desconcierta del caso de mi mamita es que constantemente ha asistido por sus dolencias al médico (a privado y al del css), le hacían exámenes básicos y no tan básicos y como salían bien la regresaban a casa, y este lunes pasado fue el inicio de la corredera que aún mantenemos: buscar el porqué de un malestar que la aqueja desde hace semanas y que empeoró de repente su salud sin dar muestras del origen.

Y aunque el viernes le habían dado el alta, el sábado (el mismo día del show de Andrés) tuvo que ser hospitalizada por orden del médico privado que contactamos pues el que le asignaron en CSS no la atendería hasta el 17 de junio.

No salimos del shock de saber que a pesar de que hacemos todo lo que se debe hacer, asistir a las citas, insistir que la atiendan así sea por clínica privada, hacerle cuanto examen le indiquen, y aún así no saber exactamente que la afecta y como cambiarlo. Al menos ya hemos tenido unas cuantas luces, y se le ve de buen semblante, pero sigue agotándose, casi ahogándose, al caminar pocos centímetros, situación a la que aún no nos dan respuesta.

Por otra parte, ya mi peque ha iniciado su primera semana de vacaciones y el sábado en cuestión fue su primera presentación cultural: una sencillísima coreografía de la canción 'Bajo el mar' de La Sirenita. 

Mi mente estaba con mi abuela y una parte de mi resentía no estar en el hospital ayudando en la medida de lo posible, pero cuando vi a mi peque al frente de todos, haciendo sus graciosos movimientos con sus compañeritos me sentí tan emocionada, tan henchida de orgullo, y más cuando terminó el acto y corrió hacia mí diciendo '¿lo hice bien mamá? y yo feliz diciendo 'lo hiciste bieeenn'.

Por esos breves 3 minutos, todo en mi fue para mi hijo, no había miedo, no había angustia, sólo amor y emoción de ver que mi bebé, el que llevé hace tan poco en mi panza ya estaba bailando en un acto escolar siendo el más pequeñín de toda la escuela, y ese sencillo acto en el que participó fue una brisa refrescante para mi alma inquieta.



Aún no me siento tan animada para esta semana de vacaciones como lo estaba 10 días antes, pero sin dudas al ver que mi abuela está relativamente bien y que se busca como mejorar su salud y tener a mi bichito sonriente conmigo me hace sentir de mejor manera, no bien del todo, pero es un avance.



-Cyball Brigitte

Mamá y bloguera desde 2012, compartiendo siempre ando, sean reflexiones, recomendaciones o mi experiencia. Siempre inspirada por y para Andrés Matteo, pues con su llegada a casa este blog nació. Anímate a saludarme en acebook 😉

no te vayas sin comentar 😊

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

// codifiquemos tu estilo


¿Te gusta el aspecto de mi blog?

Puedo personalizar también el tuyo, conoce mis servicios

ir ya mismo