Enseñando a ser egoísta

domingo, 27 de noviembre de 2016 Se lee en


Como padres somos la primera instancia de enseñanza de nuestros hijos. Con nuestros más sencillos actos les estamos enseñando como desenvolverse, como actuar en determinadas ocasiones. Nuestras palabras, dichas o no a la ligera, se quedarán grabadas en su mente y serán su referencia para futuras conversaciones.

Desde que Andrés era pequeñín, como todo niño, es muy observador y ha ido imitando y ajustando a su día a día mis palabras, mis actos y aquellas lecciones que he intentado más directamente: cómo la convivencia sin peleas por juguetes, por ejemplo.

De hecho, una de las más buscadas lecciones en Internet es: compartir. Cómo hacerlo para que sea natural, cómo actuar cuando el niño no comparte, cómo hacer si se pone agresivo al otro niño 'tomar prestado' su juguete (entiéndase que lo toma sin pedirlo ni nada, porque simplemente le gustó).

Pues confieso, así a lo católico con sus respectivos golpes en el pecho, qué también creo importante enseñar a ser egoísta. Sí, que ya lo he dicho: A SER EGOÍSTA.

Porque en ocasiones es necesario saber serlo, saber decir no cuando quieren arrebatarte lo que es tuyo, saber tomar el espacio propio y no dejar que se te impongan, saber cuando está bien ceder y cuando no. Esta es una lección que considero muy importante en la vida de cada niño, que sepa reconocer que tiene derecho a pensar en sí mismo, en lo que quiere para sí, que puede también ser prioridad y que esto no es malo.

Yo no quiero que mi hijo viva su vida bajo el capricho de los demás, que se prive de ser feliz sólo porque otra persona considera que su felicidad depende de mi hijo. No quiero que se sienta presionado a actuar en pro de los demás sin detenerse a pensar en sí mismo, en su bienestar. Claro que es importante que considere los sentimientos de los demás, claro que es necesario saber convivir y compartir, pero si esto significa infelicidad para mi hijo pues que sea egoísta, así sin más.

Porque ser egoísta es aprender a decidir qué es lo que quieres de la vida, es proclamar tu deseo de ser feliz, es hacer lo que realmente quieres sin tener que fingir que no lo deseas, es ser libre, es ser honesto contigo mismo, es la oportunidad de ser fuerte, de convertirte en una persona segura, es ser tan poderoso que hasta te queda energía para brindársela a los demás. - Mariana Alvez Guerra

Creo que es mucho, mucho más difícil enseñar esta lección que cualquier otra, pues requiere un enorme discernimiento de cada situación donde tenga que decidir entre ser egoísta o compartir. Pero mientras lo logra por sí mismo, aquí están sus padres y cada miembro de su familia para ser sus guías.



-Cyball Brigitte

Mamá y bloguera desde 2012, compartiendo siempre ando, sean reflexiones, recomendaciones o mi experiencia. Siempre inspirada por y para Andrés Matteo, pues con su llegada a casa este blog nació. Anímate a saludarme en acebook 😉

no te vayas sin comentar 😊

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

// codifiquemos tu estilo


¿Te gusta el aspecto de mi blog?

Puedo personalizar también el tuyo, conoce mis servicios

ir ya mismo